Tren

Página 1 de 2

De la vagoneta minera al tren de pasajeros: 600 años de progreso

Siglo XIV al XVM: trenes tirados por caballos: Los Ferrocarriles son mucho más antiguos que las locomotoras. Desde el siglo XIV se usaban en las minas europeas carriles de madera sobre los que circulaban vagonetas tiradas por caballos. Los primeros raíles de hierro fueron probablemente los utilizados en Cumberland (Inglaterra), desde 1728.


Todas las líneas de Ferrocarriles eran privadas hasta 1803, año en el que se inauguró una línea pública tirada por caballos, para transportar mercancías entre Wandsworth y Croydon, al sur de Londres. La primera línea pública de pasajeros se inauguró en 1806 en el sur de Gales y era también de tracción animal.

1803: primer tren de vapor: La primera locomotora de vapor fue construida por el ingeniero británico Richard Trevithick en 1803. La segunda locomotora de Trevithick se construyó al año siguiente para una factoría del sur de Gales. Demostró que una locomotora de vapor podía arrastrar mucho más que un caballo y a una velocidad de 8 km/h.

Estas locomotoras estaban impulsadas por la máquina de vapor a elevada presión de Trevithick, que desarrollaba mucha mayor potencia en relación a su tamaño y peso que las máquinas de presión atmosférica usadas para accionar bombas y maquinaria industrial; además, era el único tipo de máquina capaz de arrastrar un vehículo. El vapor de la segunda locomotora salía por una chimenea, con lo que se aumentaba el tiro de humos y se mejoraba la capacidad de producción de vapor de la caldera.

Pero la vía de 14 km. sobre la que discurría la locomotora se rompió bajo su peso de ocho toneladas y el experimento se abandonó.

1812-1814: los trenes hulleros: Las primeras locomotoras que funcionaron con regularidad fueron diseñadas en 1812 por el inspector de minas John Blenkinsop para un tren hullero de Yorkshire (Inglaterra). Se trataba de un tren de cremallera -las vías tenían dientes que engranaban con las ruedas dentadas de la locomotora-, ya que Blenkinsop creía que las ruedas lisas resbalarían sobre raíles también lisos. Trevithick había demostrado que esto era falso para una pendiente normal, pero el sistema de Blenkinsop fue el precursor de los actuales trenes de montaña de cremallera. En la mina de carbón de Killingworth, el técnico de minas George Stephenson construyó su primera locomotora en 1814.

1825: primer ferrocarril público de vapor: George Stephenson era, ante todo, un constructor de Ferrocarriles y un promotor con visión del futuro. Le fascinó la idea de un territorio entrecruzado por una red de ferrocarriles de vapor. Su nombramiento como ingeniero en el Ferrocarril de Stockton y Darlington en 1823 marca un punto crucial en la historia del Ferrocarril. ésta línea, de 16 km., entre una mina de carbón cerca de Darlington y el puerto fluvial de Stocktonon-Tees, fue inaugurada en 1825. La locomotora construida por George Stephenson y su hijo Robert, bautizada «Locomotion», inauguró el primer Ferrocarril público de vapor, que discurría a una velocidad de 20-25 km/h.

1829-1830: «Rocket», una locomotora que hizo época: Se consideró entonces que los mayores beneficios se obtendrían con el transporte rápido de pasajeros. En 1829 se realizaron pruebas en Rainhill, cerca de Liverpool, para elegir la mejor locomotora disponible. Los Stephenson presentaron una nueva máquina, la Rocket, con un tipo de caldera en la que el agua se transformaba en vapor al entrar en contacto con 25 tubos calentados por un fogón. Esta característica, junto con un sistema de escape mejorado, permitió a esta locomotora arrastrar un tren de 14 toneladas a 45 km/h, casi el doble de velocidad que las locomotoras rivales.

La Rocket inauguró la era del tren de pasajeros: más rápido, más cómodo y más barato que las diligencias tiradas por caballos, a las que sustituyó rápidamente en la mayoría de las rutas entre ciudades europeas y, hacia 1900, de todo el mundo.

1859-1877: preocupación por la seguridad: Los Estados Unidos fueron los pioneros de los principales avances en cuestión de seguridad en los trenes. El freno de aire, patentado por el inventor norteamericano George Westinghouse en 1869, es el sistema más utilizado en la actualidad. El aire, comprimido en depósitos alimentados por una bomba instalada en la locomotora, actúa sobre unos pistones alojados en cilindros que presionan las zapatas del freno contra las ruedas del tren cuando se suelta el aire de la tubería.

Los frenos de vacío se utilizaron en Estados Unidos en 1877. El vacío producido en una tubería de la locomotora y en los cilindros del freno actúa sobre los pistones para aflojar los frenos cuando el tren está en marcha. Al entrar aire en la tubería, los frenos se accionan.



Compartir:



Paginas: